Valor

TASACIÓN DE BODEGAS

UNA TAREA ENORMEMENTE COMPLEJA

Debido a que cada industria es única al solicitar la tasación, una metodología de tasación estándar es menos que improductiva. Sin embargo, la habilidad de “obtener ganancias” nunca debe ser minimizada. El nombre de la “Marca” y la calidad percibida del vino, ejemplificada por “galardones” adquiridos y reconocimiento, a menudo conllevan más peso en el valor percibido de lo que debería esperarse para un potencial comprador “financiero”. Sumado a eso está el problema de la estación del vino. El ciclo de la producción comercial del vino es en años, no en días (ni siquiera horas) como en otros negocios de “manufactura”. ​ Para poder vender en un año un millón de dólares en vino, usted debe tener un inventario del doble, hasta tres veces más esa estación en barriles,
tanques y botellas. Considerando la naturaleza competitiva de la industria del vino, lo que muchos llaman el exceso de vino en el mercado, y los delgados márgenes del resultado, ahora usted puede comenzar a comprender el enigma presentado al profesional al que se le pregunta el valor de un negocio de bodega. Entonces, ¿Cuáles son los “contribuyentes del valor” para un negocio de bodega? Como se mencionara anteriormente, el inventario es un factor decididamente dominante para establecer un valor mínimo.

El frecuentemente decisivo y excesivo método de flujo de caja, muy a menudo el punto
​base para tasar otro tipo de negocio proveerá muy rara vez un valor realista para la operación de una bodega. El valor uno puede llegar al usarse dicho cálculo, que mayormente resultará en un número de un punto decimal muy corto del valor del inventario. El prestigio es un ítem difícil al cuál ponerle un valor real, pero una bodega consistentemente productora de prestigiosos vinos galardonados será mucho más deseada de comprar que aquella que comercializa el mismo volumen, o el mismo valor anual de dólar, pero que vende vinos inferiores.Consecuentemente, en el negocio de bodega la “marca” va mucho más allá que el valor de la marca de cualquier otro negocio.

​​
Los negocios “normales” son tasados con un número de diferentes y reconocidos métodos. Sólo para mencionar algunos:
1. Análisis del descuento del flujo de caja (DCF)
2. Método de múltiplos
3. Valoración de mercado
4. Método de transacciones comparables.

​ ¿Por qué ninguno de estos métodos puede ser aplicado a las bodegas? Los valores de inventario crean el primer impedimento como lo mencionamos anteriormente. Pasión, orgullo, diversión (y tomar buen vino) forman parte, además, del juego con respecto al valor. Como siempre he dicho, las bodegas son como franquicias del deporte profesional de ESTADOS UNIDOS, usted no obtiene muchas ganancias mientras se está operando en el camino. Pero todo vuelve cuándo lo vende. El espacio aquí es insuficiente para entrar en detalles de cómo tasar un inventario del vino.

A los propietarios les gusta creer (sin sentido) que el valor justo del vino en los barriles (o fermentado en los tanques) iguala el valor de venta al público que eventualmente se vende en la sala de degustación o en los locales. A los compradores les gusta comprar en el inventario al costo. Ej. al costo de las uvas, (¿cómo llega a ese número, si la bodega posee su propio viñedo – sólo el salario de los recolectores?) barriles y costos de almacenamiento. El verdadero valor está en algún lugar entre esos números, sujeto a negociaciones. Un punto interesante y relevante puede ser el valor de publicidad de vino a granel comparable en el mercado.

​Otro número imposible de obtener es el valor de la plusvalía o el valor de la marca. El Vendedor y el Comprador tendrán opiniones que probablemente diferirán en magnitud, no sólo algunos puntos del porcentaje. El método de tasación número 4 mencionado arriba, comparado con otras bodegas/viñedos vendidos, es en realidad una buena idea aunque difícil de obtener.

​La asistencia de profesionales expertos puede acercar a las partes para obtener valores realistas y ultimar una transacción justa.